¿Sabes cuáles son los pilares fundamentales de un líder? Para llegar al éxito, o mantenerlo, debemos considerar determinados aspectos. Son muchos los que van a ser líderes de su organización o negocio. Sin embargo, deben saber las claves más destacadas en forma de pilares que les llevarán a las cotas más altas jamás alcanzadas.

Los pilares fundamentales de todo líder

Hay líderes que nacen como tales, pero otros que pueden formarse para ello. Independientemente de cuál sea nuestro caso, existen varios pilares que debemos tener en cuenta para alcanzar el éxito. Son los siguientes, que detallamos a continuación.

Capacidad

Todo líder debe tener esta característica, la cual es fundamental. La misma, además, nos permite dar resultados medibles a partir del liderazgo. Un líder que tiene capacidad siempre puede hacer lo que dice y, por supuesto, hacer todo tipo de trabajos de manera eficaz. No solo eso, tendrá que ser capaz de competir, ser productivo, experimentado, formarse, ser inteligente o atesorar el talento, entre otros aspectos.

Ética

Es un pilar que debemos tener siempre en mente. Es una virtud que se tiene o se puede adquirir con el paso del tiempo, a medida que la experiencia laboral se va incrementando. Debemos ser responsables con lo prometido y ser congruentes con lo que se predica y también con lo que practica. En ningún caso el líder debe prometer y luego no cumplir su palabra: eso se llama traicionar.

Para que puedan confiar en nosotros, no traicionar o mentir es clave. Además, la humildad, confianza o integridad deben ir siempre por delante.

Valor

También podríamos llamarlo valentía. Un líder debe apoyar las decisiones complicadas y enfrentarse a otras, pero también tener capacidad de decisión, aprender o admitir los errores y, sobre todo, modificar las conductas que suponen malos hábitos o prácticas. Asimismo, en este apartado, el líder debe transmitir a la dirección de una empresa cualquier duda o sugerencia, sin mentir. Esto es, debe tener valor para comunicar las cosas buenas y malas con total confianza y valentía, sin temores.

Consideración

Ser considerado es otro pilar fundamental, sobre todo con el resto de los empleados y compañeros. Para poder desarrollar este pilar, debemos desarrollar la capacidad de escuchar activamente para tener en consideración a todas las personas. El interlocutor, además, debe reconocer esa escucha y sentirse escuchado.

Para poder llegar a ser considerado hay que dedicar tiempo a los demás, además de ser accesible; eso sí, sin imposiciones por el cargo que ocupamos. Debemos mostrar un compromiso completamente sincero y preocuparnos por el crecimiento de todos los trabajadores, más allá del laboral de uno mismo, sin tratar al resto como si fueran unos competidores. Por si fuera poco, debemos tener en cuenta que esta consideración debe extenderse en horizontal en la propia empresa.

Legado

Un buen líder debe preocuparse por el legado que va dejando. Si no existe este legado, debe crearse, teniendo en cuenta que no solo debemos alcanzar el máximo potencial, sino que también tendremos que ayudar al resto. Es decir, debemos ayudar a alcanzar el máximo potencial al resto de profesionales, que forman parte de la empresa, pero también la ayuda debe extenderse a los clientes, a la industria.

Serenidad

Todo líder debe expresar sus emociones de forma serena, reaccionando ante cualquier contratiempo de la mejor forma posible, siempre de una manera y rango aceptable. Si no sabemos controlar nuestras emociones, nuestros impulsos, fracasaremos en este pilar, especialmente en los momentos más complicados, cuando debemos mantener el equilibrio y dejar a un lado los nervios.

La paciencia y estabilidad, cuando todo funciona mal o es mejorable, son claves. Un líder que se encuentra todo el rato estresado, irritado, cansado o enfadado, entre otros sentimientos negativos, pierde la credibilidad rápidamente. Y, probablemente, también pierda la confianza del resto.

Convicción

¿Qué entendemos por convicción? Puede ser la pasión por lo que se está haciendo. Si no creemos en nuestro trabajo, en todo lo que hacemos, nuestra credibilidad fallará, sobre todo ante los demás. Debemos tener confianza en nosotros mismos. Hay que estar convencidos, estar comprometidos, tener confianza y entrega por los demás. Todo esto es imposible si no existe la convicción.

Es más, ¿podemos exigirle a los trabajadores que estén involucrados si nosotros no tenemos convicción?

Estrategia

Todo jefe o líder debe ser un gran estratega. Dentro de este pilar, podemos tener en cuenta tres rasgos:

  • Adaptacíón y visión estratégica. Sin visión estratégica no se llegará a ninguna parte, por lo que debemos tenerla bien clara, además de tener claros los peligros que puedan afectar a esta estrategia.
  • Inversión en talento. Para que podamos liderar, a veces, debes codearte con los mejores. ¿Por qué no invertir en talento? Existen trabajadores completamente formados que nos pueden ayudar a potenciar nuestro proyecto.
  • Ejecución responsable. La manera en la que debemos dirigir el proyecto debe ser muy responsable y disciplinada. Para ello, debemos tener en cuenta nuestro propio desarrollo profesional y el de los empleados de la organización. También asigna recursos para llegar al éxito, calcular los resultados y la posición de la empresa en su sector o área.

Como su propio nombre indica: los líderes, lideran, se hacen responsables de su destino, creando un impacto positivo en sus compañeros.

La motivación, el pilar más importante para un líder

En la actualidad, en la mayoría de las empresas se buscan líderes proactivos, que estén motivados para dirigir proyectos o grandes equipos. No podemos dejar de lado la motivación si queremos alcanzar el éxito empresarial o profesional. La mayoría de los expertos consideran la motivación como lo más importante, incluso por encima de la convicción o el valor.

Podríamos considerar que, sin la motivación, los pilares resumidos anteriormente no sirven para nada. Por ello, esta debe ser tan importante al inicio como a la hora de ejecutar las tareas. La tarea de la dirección de la empresa será la de preocuparse por mantener dicha motivación a los trabajadores de la organización. Siempre, eso sí, superando juntos los problemas que puedan surgir.

Estos son los pilares fundamentales de un líder. Si los seguimos, potenciaremos nuestro liderazgo. En el caso de que estemos en camino de buscarlo, tenerlos en cuenta nos ayudará. El camino hacia el éxito comienza ahora.